Bellas y mágicas alfombras de España

3 de abril de 2013

Alfombras españolas portada

Cuando se desea hablar de las alfombras españolas es imposible evadirse de lo que a ellas significó la presencia musulmana durante casi ochocientos años en la península Ibérica que sin dudas dejó una huella indeleble en el carácter cultural hispánico. Hubo un pujante desarrollo de las artes decorativas hispano-musulmanas que de inmediato hicieron mercado en las nuevas clases surgidas tras la reconquista. Estas artes decorativas fueron sin duda muy españolas y con mucha calidad, tanto artística como de manufactura.

alfombras españolas 1

La Alhambra de Granada (Pintura de Filippo Baratti)


En España, desde época musulmana, se desarrollaron centros fabriles en La Mancha y Murcia, cuya actividad se continuó tras la ocupación cristiana de esas regiones. Luego del  grandioso florecimiento andaluz de los siglos XV y XVI (y que las alfombras representan por llevar escritos caracteres góticos y blasones nobiliarios) vino una etapa de decadencia, y otra vez se produjo una parcial recuperación en el Siglo XIX muy evidente con las manufactura de Santa Bárbara en Madrid.

Alfombra española motivos heraldicos

Alfombra con motivos heráldicos

Alfombra españolas anudadas siglos XII y XVI

Anudada al estilo de los siglos XII y XVI


Hay que decir que desde el siglo XV y hasta el siglo XVIII, España tuvo una potente industria que no tenía comparación en otros países europeos, muy evidente en la fabricación de alfombras. Como hemos resaltado, una industria muy unida en sus orígenes con la presencia, durante ocho siglos, de los musulmanes en la península Ibérica, y del estrecho contacto cultural que se estableció entre los reinos cristianos del norte y los habitantes musulmanes del sur. Y hay que observar, que por suerte para el arte y las buenas manufacturas, el proceso de reconquista, finalizado en 1492, no significaron el fin de esta rica artesanía

Alfombras hispanocristianas

Alfombras hispano cristianas

Castilla representó un hito y La Mancha se configuró, junto con otros centros de menor importancia, como la principal región española en la producción histórica de alfombras.

Otro importante centro productor fue Alcaraz. Allí floreció la industria de la alfombra durante el siglo XV y XVI. La herencia musulmana se percibe en unas primeras producciones marcadas por una estética mudéjar, aunque adaptada a los nuevos gustos cristianos. Paralelamente, se hicieron alfombras decoradas con motivos góticos. Ya en el siglo XVI estas alfombras incluyen motivo de inspiración en nuevas formas muy del Renacimiento italiano.

Alfombra española 68

Alfombra española de finales del siglo XIX
Realizada a mano en nudo español.


Hablar de la alfombra española lleva directamente a comentar sobre sus nudos. Como sabemos hay tres tipos:

El nudo turco
El nudo persa
El nudo español

Este nudo español era el empleado en las producciones de la península Ibérica hasta que fue sustituido en el siglo XVII por el nudo turco más sencillo y práctico.

Alfombras teñidas

Un color dado con la raíz de la rubia tictoria y cochinilla mejicana del roble, que se empezó a usar tras el descubrimiento de América


Una singularidad técnica importante es el que trata el teñido de la alfombra Los centros españoles destacaron en esa área por la calidad obtenida. Desde 1860 hasta 1870 se usaron tintes vegetales y animales que dieron a las alfombrar características muy suyas.

Otras regiones de relevancia

española 7

Diseño muy español de las regiones de Cuenca y Valencia

En Cuenca y Valencia también floreció una industria alfombrera en el siglo XVIII, aunque nunca con la fuerza e importancia de la producción realizada en la Real Fábrica de Tapices de Madrid, donde se tejían piezas siguiendo los dictados de la moda de cada momento, así, durante el reinado de Carlos IV las alfombras se decoraban con motivos pompeyanos que tanto gustaban al monarca.

Alfombra española 67

Alfombra española, de finales del siglo XIX. Realizada a mano en nudo español

Hoy en España la alfombra sigue ocupando un sitial destacado dentro del mundo de las antigüedades, como objeto de ostentación y con un enorme valor estético, y una industria moderna suple mercados nacionales bien exigentes.


Un trabajo investigativo desde nuestra Mesa de Redacción
Coordinado por Eleonora Bruzual
gentiunoenvios@gmail.com
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés