General Alzate secuestrado por las FARC renuncia al ejército

2 de diciembre de 2014

General Alzate Portada



El general Rubén Darío Alzate, liberado el domingo por las FARC tras 14 días en poder de la guerrilla, anunció que pidió su baja del ejército.

“Por el amor y respeto a nuestra institución militar, que por este hecho se ha visto afectada, he solicitado al gobierno nacional mi retiro del servicio activo”, dijo el militar en su primera declaración pública.

Alzate fue capturado por la guerrilla en la población de las Mercedes, departamento del Chocó, cuando viajaba vestido de civil.

El general se convirtió en el oficial de más alto rango capturado por las FARC en 50 años de conflicto, y explicó su presencia en una zona dominada por la guerrilla por una acción comunitaria.

Por qué es tan polémico el abrazo del general liberado y un jefe de las FARC

Alzate y Alape
En ella dos hombres de mediana edad, vestidos de civil, miran incómodos a la cámara en medio de la jungla. La distancia entre ellos es medida por el brazo que cruzan, también incómodos, por detrás de la espalda del otro.

Es una de las primeras imágenes de la liberación del general Rubén Darío Alzate, a quien la guerrilla de las FARC mantuvo en su poder durante dos semanas.

Y a su derecha, de sombrero, aparece el comandante del bloque guerrillero que lo tenía en su poder: Félix Muñoz Lascarro, mejor conocido como Pastor Alape, quien viajó desde la mesa de negociación del proceso de paz de La Habana a supervisar la liberación.

El corresponsal del BBC Mundo en Colombia, Arturo Wallace, reseñó que la captura de Alzate sumió en crisis a las conversaciones de paz que el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC vienen celebrando en Cuba desde hace dos años. “La crisis, sin embargo, no parece ser definitiva. Y de todas las explicaciones posibles, la ofrecida este lunes por el general es también la más conveniente, pues se había llegado incluso a especular sobre posibles conspiraciones en el estamento militar para sabotear el proceso de paz”, dijo el mencionado corresponsal.

El general dijo que la presencia de guerrilleros de las FARC en el caserío los tomó por sorpresa y calificó su captura de un secuestro que violaba claramente los derechos humanos y el DIH.

“Durante los 14 días que duró nuestro secuestro fui esposado y posteriormente amarrado durante las noches al igual que el cabo Rodríguez”, dijo.

“Nos vimos forzados por estos terroristas a realizar marchas de mas de ocho horas diarias a través de la selva a demás de recibir amenazas de muerte si decidiéramos optar por un escape”.

Además, se quejó de que fue forzado a “participar en un show mediático que realizaron con fotos y videos el día de la liberación”.

Vestido de civil

Entrega de Alzate
“Debo reconocer que mi afán de servicio y el amor por el pueblo chocoano me llevó a no aplicar los procedimientos que en materia de seguridad debía adoptar en mi desplazamiento”, se justificó Alzate.

El general explicó que su misión incluía también labores sociales en el departamento del Chocó.

Y, según Alzate, la falta de confianza de las comunidades de la zona en el ejército obligaba a buscar “nuevas formas de acercamiento”.

“Me informé de la situación de seguridad y de inteligencia del área y procedí a visitar el corregimiento de Las Mercedes adoptando unas medidas de seguridad que incluían: desinformación de mi ruta y destino final, el no acompañamiento de mi anillo de seguridad y el manejo de un bajo perfil, razón por la que iba vestido de civil y sin armamento”, relató el militar.

“Para mí es importante enfatizar que adicional al bajo perfil fui vestido de civil para fortalecer la confianza con una comunidad que merece nuestra atención y acercamiento y compromiso”, insistió.


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias / BBC Mundo


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés