Hermann Tertsch: La profanación de nuestras vidas

2 de septiembre de 2018

España profanación de Tumbas




D
ice Ciudadanos que ellos están de acuerdo con Pedro Sánchez en liquidar «el mausoleo del dictador». Y el Partido Popular, para no ser menos, proclama que tratará «con total indiferencia» la retirada de los restos del dictador. Los dos partidos de la llamada oposición al Frente Popular que gobierna bajo Sánchez anuncian por tanto, uno por disgusto con las formas, otro por indiferencia hacia la suerte del dictador, que se abstendrán en el Congreso en la votación del siniestro decreto ley para la profanación de una tumba. Los dos temen que votar en contra de esta obscena farsa política los convierta ante la opinión pública en algo parecido a defensores de Franco. Sin duda lo que quieren Sánchez y sus aliados comunistas, separatistas, golpistas y demás. Tiene razón el PP en que a los españoles los huesos de Franco les importan poco. Pero cuidado, porque tras los huesos de Franco hay cosas que a los españoles importan mucho. Y esas serán destruidas por la voladura con el detonante de esa profanación gratuita, innecesaria y despreciable. Terrible es que los dos partidos de la oposición estén tan sometidos al discurso del Frente Popular. Tienen tanto miedo a acusaciones torticeras de Sánchez -que les lloverán en todo caso-, que no se atreven a dar la batalla por la verdad histórica y defender la Transición y su piedra angular, la reconciliación nacional, que en su profunda virtud y generosidad bidireccional asumía que no fueron más criminales los Santiago Carrillo, la Pasionaria o Largo Caballero ni Azaña que los Franco, Queipo de Llano, Fernández Cuesta, Girón de Velasco, Muñoz Grandes y demás. Las partes se encontraron como contendientes, combatientes de dos bandos que cuarenta años después firmaban la paz para vivir juntos, para romper aquellos dos bandos y nunca más saldar cuentas.

Albert Rivera y Pablo Casado
Por falta de cultura, de información o de coraje, Cs y PP defienden ya la misma falsedad histórica que el historiador británico Anthony Beevor llama la perversión sin igual en España: ese patético pero dominante cuento del «érase una vez una democracia muy simpática y bonita que asaltó un general violador». Por eso la abstención en el Congreso es algo peor que un fallo de cálculo inducido por el miedo a ser llamado facha, esa eficaz mordaza institucionalizada por la izquierda. Es un terrible error de inmensas consecuencias. Porque no estamos ante una operación contra Franco, sino contra la Transición y la Monarquía.

Valle de los caídos derribar la cruz
Tras romper el dique con los huesos de Franco, caerá la Cruz. Y crearán allí un gran parque temático soviético. Y no dejarán de desenterrar a españoles. Y habrán profanado todas nuestras vidas porque habremos de vivir negándolas desde la mentira para evitar la represalia. Con los mismos argumentos liquidarán la amnistía del 1977, no para los terroristas que salieron para seguir matando, para criminalizar todo lo que resista al rodillo frentepopulista. Con la aceptación de que la transición erró y Franco era el dictador despreciable y la República la guapa y bonita, Cs y PP quedan para siempre chantajeados. Con los argumentos utilizados siempre en su contra, serán esclavizados. Se embarcan así con el Frente Popular en una siniestra complicidad que los llevará por el lago de los horrores de la destrucción de la paz y la convivencia en España. Cuando salten de la barca, si se atreven algún día, se verá si tienen salvación y fuerzas para hacer frente a la tiranía de la mentira que ahora favorecen con su voto. O si son ya caricaturas ridículas de oposición comparsa como esos partidos en Venezuela que llevan tres lustros en la barca de la dictadura navegando por el infierno sin atreverse a decir no.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés