Hermann Tertsch titula: Contra la indolencia

2 de agosto de 2013

Rajoy 342


Conozco a un juez relevante que cosecha aun grandes éxitos con las mujeres. Si, en plena tontería, le pide alguna joven rendida que se apunte su teléfono, él, en el colmo de su fatua autosuficiencia, replica: «Dímelo sin más, que soy opositor». Entiendo muy bien que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no tenga tiempo para ejercitar la memoria en conquistas promiscuas. Pero siendo tan opositor como ese juez, sí debería ser posible pedirle en ocasiones que memorice dos o tres argumentos. Sobre todo si no se trata de cuestiones anecdóticas, sino de las razones básicas de un debate político a cara de perro. Con su supervivencia en juego. Porque los magníficos momentos que tuvo ayer el presidente, que los tuvo, podrían haber sido arrolladores si no se le hubiera visto leer permanentemente. Cuanto menos bajaba la cara a los papeles, más convincente era y más ánimo transmitía a la bancada popular, tan blandita ella, tan carente de carácter, tan necesitada.

Rajoy098
Y, ahí está la clave, cuanto más enfadado estaba, menos bajaba la mirada y mejor exponía el mensaje. Rajoy podría memorizar más. Pero no lo hace. Como podría hacer otras muchas cosas para facilitar la vida política de su gente en momentos tan duros. Y para paliar la rabia de la calle y hacer frente al tsunami de demagogia y populismo izquierdista que se vierte a diario por televisiones y radios sobre la población. Pero tampoco lo hace. Y el que así sea hay que atribuirlo ya a una auténtica falla de carácter en el gobernante: la indolencia.

Rajoy67Ayer Rajoy volvió a demostrar que herido personalmente reacciona. En su intervención inicial, pero mucho más en su réplica demostró que tiene de sobra la fuerza narrativa para imponerse en el debate político. Sobre todo frente a unos adversarios que al final sólo tienen un principal argumento real contra él, que es precisamente lo que tachan de cobardía. Por si no estaba claro, Rajoy dejó ayer muy claro que él tiene la culpa de semanas y meses pasados de crisis política y zozobra. Porque en su mano estaba haber desactivado esto antes. Y ahora ya puede que no sea suficiente. Porque el señor del Faisán, por ejemplo, ya no tiene nada que hacer, en la poca vida política que le resta, que intentar tumbar a Rajoy. Y porque Rajoy puede no estar ya en manos de un Bárcenas hundido por su albacea. Pero quizás sí dependa ahora de la forma de explicarse ante el juez de gentes a las que ha maltratado. Álvarez Cascos es el primero de ellos. Pero lo peor es que Rajoy ha demostrado que es culpa suya que el PP esté crónicamente a la defensiva. Que es esa indolencia la que ha hecho olvidar principios y valores. Que de su miedo al conflicto se derivan los efectos que deprimen a sus militantes y alejan a sus votantes. Que es culpa suya que la guerra de la comunicación ganen siempre los enemigos de los valores y el electorado del PP. Y con ayuda del Gobierno.

Rajoy senado
Ayer demostró que todo puede ser diferente. Si le importan las cosas y los demás. Que tiene que hablar del Faisán, pero no porque haya sido atacada su persona. Y levantar las alfombras del zapaterismo. Y no maltratar a los suyos. Ni mendigar armonías imposibles con quienes desean su fin. Ni ser injusto a favor de los desleales e incumplidores. No busque paz Rajoy en estos dos años, porque será inútil. No la tendrá, a no ser que se vaya. Si se queda, que batalle. Y no sólo por sí mismo. Sino por quienes le dieron el cargo.


Hermann Tertsch


Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés