Assad visita a sus tropas convencido de la victoria

2 de agosto de 2013

Al Assad Portada

 
Siria sigue sumida en una cruenta guerra civil después de más de dos años con más de 100.000 muertos, según la ONU
 
Un año y medio después Bashar Al Assad volvió a visitar a sus tropas sobre el terreno. Según las imágenes difundidas por la agencia Sana, el presidente cambió el barrio de Bab Amr, en Homs, por Daraya, localidad próxima a Damasco donde durante meses se han registrado violentos enfrentamientos, un lugar clave debido a su proximidad a la carretera que llega de Beirut, la última ruta segura que le queda a Damasco.
 
Un gesto enmarcado en los actos del 68 aniversario de la creación de las Fuerzas Armadas sirias para el que el jefe del estado preparó un discurso difundido por los medios oficiales en el que alabó la labor de sus soldados en la «lucha contra el terrorismo» ya que «si no estuviéramos convencidos de la victoria no habríamos tenido esta resistencia y esta capacidad de seguir adelante después de más de dos años de agresión».
  Assad 35

En las imágenes oficiales se puede ver a un Assad, que también estrena cuenta en la red social fotográfica Instagram, de traje oscuro y camisa blanca estrechando la mano a unos soldados que se encuentran en una zona con edificios destruidos de fondo. «Habéis asombrado a todo el mundo con vuestra resistencia y capacidad de hacer fáciles las dificultades y con la consecución de logros en una guerra muy feroz y caótica», apuntó el mandatario en sus palabras a las tropas.
 
El ministro de Defensa, comandante Fahad Jassem Fareej, también celebró este aniversario con un discurso en el que recordó que «Siria está librando una guerra no sólo contra el terrorismo y los terroristas, sino que está enfrentando a regímenes árabes y regionales, y está combatiendo al terrorismo en nombre de todo el mundo».
  
Avances puntuales
 toma de Qusair

Tras la toma de Qusair a comienzos de junio, localidad en plena frontera con Líbano importante para el suministro de armas y paso de milicianos de la oposición armada, el Ejército centró sus esfuerzos en Homs, donde ayer se produjo una enorme explosión tras el ataque de los opositores armados a un polvorín militar.
 
El lunes las fuerzas armadas anunciaron la «liberación» del distrito de Jalidiya, pero la lucha por el control de la ciudad más importante del centro del país sigue abierta y en ella, a diferencia de Qusair, Assad parece no contar con el fuerte despliegue de hombres de la milicia chií de Hizbolá, centrados en el control de la frontera y de santuarios chiíes.
 
Desde la captura de Qusair apenas se celebran funerales de milicianos de Partido de Dios, la forma de medir el nivel de implicación del grupo en los combates para la prensa libanesa. Los anuncios por parte de la Unión Europea y de Estados Unidos del levantamiento de los embargos de venta de armas a los enemigos del régimen no se han traducido de momento en avances sobre el terreno y es el Ejército el que va sumando victorias puntuales, aunque lejos de hacerse con el control de la situación.
 
La guerra dura más de dos años y ha costado la vida a más de cien mil personas, según la ONU. La fecha de la anunciada Conferencia de Ginebra para sentar en la misma mesa a régimen y oposición no termina de concretarse y ambos bandos intentan golpear lo más duro que pueden para llegar fuertes a esa cita impulsada por rusos y estadounidenses. El precio de esta carrera hacia Ginebra es la destrucción total de amplias zonas del país y un éxodo de civiles que puede llegar a los 3,5 millones a finales de 2013, según la ONU.
 
Los avances militares son igual de lentos que los diplomáticos, donde el único cambio en las últimas horas es el visto bueno de Damasco a aceptar la llegada de enviados especiales de Naciones Unidas para investigar de forma simultánea tres lugares donde hay sospechas de que se han empleados armas químicas. Es la primera vez que el régimen autoriza este tipo de misión.
 
 
Mikel Ayestaran

Mikel Ayestaran
Periodista español
Corresponsal del Diario ABC España



ABC España logoAgradecemos al Diario ABC por permitirnos reproducir esta crónica
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés