Mercedes Montero: ¿Cuándo entenderán que la paciencia tiene fin?

2 de mayo de 2016

Castrochavismo letal





El pueblo venezolano ha demostrado ser muy paciente, pero es imprescindible que sea entendido por parte de todos los sectores políticos que la paciencia tiene un límite que está a punto de ser rebasado y, que si se llega a alcanzar las consecuencias podrían ser nefastas ya que agudiza la violencia desatada y ya casi sin control en toda la extensión geográfica de nuestro maltratado país. Después de toda el hambre, la miseria, la enfermedad, el abuso con los que se vive en Venezuela son demostraciones palpables del proceso de destrucción llevado a cabo por el régimen Castro comunista que desgobierna a Venezuela.
Cadenas y vidaNo es por falta de paciencia por parte de un pueblo que ha demostrado tener la paciencia de Job (que a veces ha hecho que observadores internacionales admiren o interpreten ésta como indolencia, que el país haya llegado a ser un estado forajido, es simplemente la total delegación de responsabilidad para que sea otro quien resuelva, sin parecer entender que si un pueblo quiere ser respetado tiene que alzar su voz, protestar y exigir el cumplimiento de las promesas que se le hicieran durante las campañas electorales, que quienes pidieron su voto tienen que cumplir con la palabra dada. Por supuesto los logros no se alcanzan en un día, es necesario haber hecho un trabajo previo por parte de un liderazgo responsable que debe tener definido y planificado los proyectos que les permitan cumplir con las promesas electorales hechas al pueblo.

En el caso de la Asamblea Nacional en Venezuela, un pueblo cansado del desastre “revolucionario” votó mayoritariamente por un cambio que le permita a los venezolanos salir de la mega tumba en la que ha transformado el Castro comunismo a Venezuela. La victoria del rechazo popular hacia el difunto devaluado y el ilegitimo Maduro fue más que contundente. Entiéndase bien no fue una fiesta electoral –para elegir un nuevo gobierno en un país que hace 17 años era una democracia que necesitaba remozarse, sino el clamor de un pueblo que quiere recuperar en forma expedita la libertad del país, su independencia, democracia y prosperidad en virtud de la degradación sufrida por Venezuela en todos los sentidos.

Cada día Maduro, representante máximo del proceso de demolición del país da una nueva orden para la quiebra de los escombros que quedan en la economía nacional. En Venezuela la semana laboral es de dos días, quedando cinco días para que el pueblo se desenvuelva entre molicie, rebusque de cualquier cosa (hasta basura para poder llevarse algo a la boca) y propaganda sobre los beneficios y logros invisibles de una nueva versión del cinismo revolucionario. Cada día la ignorancia crece y también a la par crece el cansancio.

Chulos rojos
Es de un cinismo extremo ver como el régimen le regala a todos los chupasangre amigos de la revolución lo que pidan, sin tener piedad alguna sobre un pueblo casi exhausto, mientras cada día se la abren más huecos al colador venezolano. Venezuela se quedara a oscuras debido al latrocinio e incapacidad ampliamente demostrada por la “administración” y el robo descarado por parte de los Bolichicos y lo único que se oye son discursos huecos de moral.


Y, si bien por una parte ya se sabe que esperar que la revolución resuelva es igual que tratar de saber cuál es el sexo de los ángeles, debido a que no está dentro de los planes de los Castro que son quienes mandan realmente en Venezuela (Maduro es un títere), también la nueva Asamblea Nacional a la que hay que reconocerle que está produciendo unas nuevas leyes que harán justicia, tiene que proceder a buscar una salida constitucional expedita a la debacle revolucionaria porque ¡EL PUEBLO VENEZOLANO LA NECESITA!

Mercedes Montero foto1
Mercedes Montero

Columnista de Opinión
mechemon99@yahoo.co.uk / @Mechemon





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés