Oficialismo venezolano recula bajo presión pero sigue mintiendo

2 de abril de 2017

Maduro recula





A
petición del poder Ejecutivo, la corte de mayor rango en Venezuela alteró las sentencias que despojaban de sus facultades al Parlamento, de mayoría opositora. Aún así, el Gobierno de Maduro sigue estando bajo presión.

Ni dentro ni fuera de Venezuela amaina la presión ejercida sobre el Gobierno de Nicolás Maduro desde mediados de la semana que culmina, cuando el Tribunal Supremo de Justicia –dominado por fichas oficialistas– emitió las sentencias 155 y 156, que levantaban parcialmente la inmunidad parlamentaria de los diputados y anulaban de facto a la Asamblea Nacional –de mayoría opositora– al despojar a sus miembros de todas sus prerrogativas. Aunque la corte de mayor rango en el país reculó a petición de Maduro y derogó algunos aspectos de las sentencias en cuestión, los adversarios del chavismo salieron a protestar a la calle contra el autogolpe de Estado y los Estados vecinos han seguido demandando que se restablezca el orden constitucional en Venezuela.

El MERCOSUR invoca la Cláusula Democrática

MERCOSUR REPRESENTANTES
Este pasado 1° de abril, los cancilleres de los países fundadores del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) denunciaron desde Buenos Aires la “intromisión sistemática” del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) venezolano en las competencias de la Asamblea Nacional. “Estamos en una situación en la que claramente la separación de poderes, esencia de las instituciones democráticas, no está funcionando”, dijo la ministra de Exteriores argentina, Susana Malcorra, en una conferencia de prensa celebrada en el Palacio de San Martín, en presencia de sus homólogos de Brasil, Paraguay y Uruguay. La declaración conjunta de los cancilleres del MERCOSUR insta al Gobierno de Maduro a asegurar, inmediatamente, la efectiva separación de poderes.

En ese documento se demanda también la pronta implementación de medidas para que se garantice el respeto al Estado de derecho, a los derechos humanos y a las instituciones democráticas. Malcorra agregó que esta petición supone el inicio del proceso para aplicar la Cláusula Democrática del MERCOSUR, pero aclaró en repetidas ocasiones que eso no derivaría ipso facto en la expulsión de Venezuela del bloque. La canciller argentina explicó que la Cláusula Democrática es un instrumento que busca persuadir a Caracas de rendir cuentas y cumplir demandas emanadas del grupo. En ese sentido, el cuarteto pidió concretamente que se liberara a los presos políticos y se anuncie el cronograma para las elecciones regionales y presidenciales.

Maduro consternadoEl TSJ le retira poderes excepcionales a Maduro

Este pasado sábado (1.4.2017), el TSJ publicó las sentencias 157 y 158, que derogan algunos aspectos de los dictámenes 155 y 156, y anunció que renunciaba a asumir las funciones de la Asamblea Nacional. El pronunciamiento de esa corte tuvo lugar horas después de que el presidente Maduro le pidiera revisar las sentencias que le transferían a los jueces del TSJ las facultades de los parlamentarios, dejando en evidencia la falta de separación de poderes en esa nación. Al respecto comentó vía Twitter el secretario general de la OEA, Luis Almagro: “De una ruptura institucional no se sale con aún más alteración del orden constitucional”. A solicitud de veinte países, la crisis venezolana será tratada en el Consejo Permanente de la OEA este próximo 3 de abril.

No ha pasado inadvertido que Maduro pretende desmontar su autogolpe mediante sentencias judiciales; pero, hasta ahora, su táctica no ha funcionado. Este mismo sábado pasado (1.4.2017), el TSJ hizo un nuevo anuncio: los jueces de su Sala Constitucional le retiraron al presidente Maduro la facultad de ejercer “medidas civiles, económicas, militares, penales, administrativas, políticas, jurídicas y sociales que estime pertinentes y necesarias para evitar un estado de conmoción” en el país. Aunque el TSJ no ha difundido aún el texto de esta decisión, indicó que “se suprime la cautelar 5.1.1” de la sentencia 156.

Reprimen manifestaciones de la oposición

Las contradicciones del oficialismo se han apilado a gran velocidad en los últimos días frente a la mirada atónita del mundo. Así como el TSJ, controlado por el Ejecutivo, contradijo a Maduro cuando éste aseguró que en Venezuela existía la plena separación de poderes, la policía militar del país –la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela (GNB)– volvió a dejar en evidencia este 1 de abril la facilidad con que viola el derecho ciudadano a la protesta pacífica. Sus agentes reprimieron a cientos de manifestantes que se dirigían hacia la Defensoría del Pueblo, en Caracas, para condenar las acciones del TSJ contra del Parlamento. Éstos no pudieron completar su trayecto debido a la presencia de tanquetas antimotines que bloqueaban la vía.

Los manifestantes fueron dispersados con gases lacrimógenos cuando intentaban tomar una calle alterna hacia el organismo del Poder Moral. Un centenar de venezolanos se concentró también en el este de Caracas para manifestarse en contra del TSJ y en defensa del Parlamento, pese a que el Poder Judicial dejó sin efecto dos sentencias que despojaban a la Cámara de sus competencias y a los diputados de su inmunidad. Ellos fueron convocados el viernes (31.3.2017) por la alianza de partidos antichavistas Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Esta es la primera manifestación programada por la MUD desde el miércoles pasado (29.3.2017), fecha en que la Sala Constitucional del TSJ decidió asumir las competencias del Parlamento.

Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés