Luis José Uzcátegui: La “cara de póker” ya no funciona en Venezuela

2 de abril de 2017

Cara de Póker




“Cara de póker” es una expresión muy conocida vinculada a unos de los juegos más practicados en el mundo: el Póker, e implica saber ocultar emociones faciales y corporales para evitar que el contrincante infiera el juego. En Venezuela, en este infierno globalizado, ya nadie puede poner “cara de póker” o usando una expresión más castiza “cara de yo no fui”. ¡Todos están descubiertos!

· El régimen está desesperado, descontrolado, aturdido se evidencia con el uso cada vez más exagerado de terror, las mentiras, chantajes, montajes y mojigaterías.

· La mayoría de dirigentes de oposición y la MUD pareciesen más aturdidos que el régimen sus acciones y mensajes son tétricos, ajenos a la realidad, torpes y acordes al sonambulismo existencial.

· Figuras mediáticas, generadores de opinión, analistas políticos, columnistas, encuestadores una vez más con sus mensajes no pueden ocultar las décadas de obsolescencia que tienen sus neuronas.

· El mundo internacional ya no puede esconder el impacto que les genera esta desgracia venezolana y para otros como el Vaticano, Cuba, países mendigos del dólar petrolero, países ricos y los facilitadores del “dialogo”, es tal la desesperación que evidencian por apuntalar la dictadura que incitan en la condición humana todavía algo más asqueroso que ese contagio afectivo de bochorno y asco llamado “pena ajena”.

· Y qué decir de la solidaridad clara, franca y transparente con la fatalidad que expresan: Militares con poder, miembros de los Poderes Públicos, empresarios y banqueros amigos del régimen, chavistas “arrepentidos” y cientos de mercenarios del dinero que todavía pululan.

Poker de políticos
¡En este país ya nadie engaña a nadie! El delincuente se comporta como delincuente, el cínico como cínico, el bruto como bruto y el gafo y ególatra como tonto activo. Todo el mundo se quitó la careta y les es imposible seguir utilizando muecas para venderse como demócratas, inteligentes, políticos de altura, bien intencionados e inclusive como seres que quieren enmendar errores.

Hay quienes nunca han necesitado poner “cara de póker” y son millones: algunos políticos, muchos presos, cardenales, organizaciones como la Conferencia Episcopal y sobre todo los ciudadanos. El pueblo que está en este juego de vida o muerte en que se ha convertido Venezuela, nunca ha utilizado disfraces.

La sociedad venezolana siempre ha estado clara en sus intenciones de obtener paz, prosperidad, trabajo, modernidad. Y en una figurada y gigantesca mesa de póker que sería el país, cada vez que los ciudadanos hacen una jugada, la hacen como los buenos jugadores, con sus planteamientos y mensajes golpean (pochen) (término alemán que según algunas referencias proviene el nombre de Póker) y sus apuestas a la dignidad y justicia son tan altas que hasta ahora no han encontrado respuestas a esta maravillosa apuesta ganadora.

La jugada de los ciudadanos
Los ciudadanos siempre han estado jugando “póker abierto”, nunca “póker tapado”, siempre muestran sus cartas e invitan al juego limpio a pesar de las acciones del régimen y de otros jugadores que se autocalifican de “buenos” y oposición. Quienes están jugando son millones de seres sometidos por años a un plan tenebroso y gigantesco para convertirlos en mendigos que sólo podrían vivir en una sociedad diseñada para torpes y con políticos, dirigentes, etc., que solamente saben utilizar sus “caras de póker”.



Luis José 7 de febrero 2015Luis José Uzcátegui
Médico psiquiatra y antropólogo
ljuv2000@gmail.com / @LuisJUzcategui

Recetas contra el miedo
https://drluisjoseuzcategui.wordpress.com/recetas-contra-el-miedo/




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés