Colombia: Uribe y las FARC marcan el ritmo en las presidenciales

1 de septiembre de 2017

Uribe y las FARC




Las elecciones de 2018 en Colombia podrían convertirse en una nueva fase del plebiscito sobre los acuerdos de paz, pues las coaliciones se preparan en torno a este tema y a la polarizante figura de Álvaro Uribe Vélez. Ya hay cerca de 20 aspirantes y 8 organizaciones que quieren llegar a la Casa de Nariño

Colombia elecciones 2018
Los colombianos irán el 27 de mayo de 2018 a la primera vuelta de sus elecciones presidenciales. Unos comicios con diversos ingredientes y actores que marcarán un hito trascendental en la consolidación o revés del proceso de paz de la nación suramericana.

Ya hay cerca de 20 prenominados y al menos ocho organizaciones políticas dispuestas a presentar candidatos propios. Un panorama parejo y fragmentado que puede tener en la conformidad o disconformidad con la aplicación del proceso de paz el factor que aglutine coaliciones y respaldos.

“Un eje importante (en las elecciones en Colombia) ha sido el tema del conflicto, Se decía que indirectamente las FARC terminaban imponiendo la agenda de la campaña presidencial. Parece que en este ocasión no es distinto”, reflexiona para Vértice, Fabián Alejandro Acuña Villarraga, profesor de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.

Para el académico, el eje central de la campaña será el proceso de paz y observa dos grandes grupos en torno a este tema. En un lado están quienes lo ven con agrado pero consideran que hay aspectos a mejorar en los acuerdos. Este sector tendría múltiples actores. “Están atomizados. Van desde la izquierda radical, la izquierda democrática, gente de centro y centro derecha” y “muchas figuras independientes y partidos que individualmente no tienen muchas expectativas”, sostiene y considera que la única posibilidad que tiene este grupo es que armen una coalición: “Todavía eso se ve muy difícil. Actualmente, de ese lado, no hay una candidatura importante”.

En la acera de enfrente se encuentran quienes se oponen a la forma como se han implementado los acuerdos. En este sector hay varios nombres y posiciones “todos ubicados en la centro derecha y derecha, pero con un liderazgo visible, que ha logrado movilizar y congregar apoyos y es creíble. Una coalición que pueda estar alrededor de esa persona, que es el expresidente Álvaro Uribe”, destaca el docente.

Entre uno y otro

Uribe Santos FARC
El paisa Álvaro Uribe ha jugado un papel protagónico en la política colombiana de los últimos 15 años. Luego de ocupar la Presidencia de la República desde el año 2002 al 2010, no “colgó los guantes” como hacen los viejos boxeadores cuyos mejores años ya pasaron. Por el contrario, ante la imposibilidad constitucional de optar a un tercer período ha jugado un rol clave, primero respaldando a su ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, a quien llevó de la mano al Palacio de Nariño (2010), y luego del quiebre con su delfín mordió el polvo de la derrota en segunda vuelta con su nominado presidencial en el 2014: Oscar Iván Zuloaga.

En 2016 volvió al plano estelar y lideró la campaña del “No” en el plebiscito de las negociaciones de paz, donde obtuvo una resonante victoria y causó un importante revés al presidente Santos. Hoy, Uribe de nuevo aparece liderando al sector crítico de los acuerdos de paz con gran resonancia en la opinión pública.

“Su papel ha sido y seguirá siendo importante, en la medida en que goza del respaldo de un buen número de colombianos y ha cimentado su liderazgo a través de su partido, que tiene una representación considerable en la Cámara del Senado. Con esos congresistas va a seguir la tarea de fortalecer el Centro Democrático y ampliar el número de representantes que tiene en el Congreso. Ha asumido una posición radical frente al acuerdo de paz que se reflejó en el plebiscito. Tiene un liderazgo asociado a la centro derecha y a la derecha del partido conservador o de figuras políticas que han criticado al acuerdo”, explica para Vértice la profesora Patricia Inés Muñoz, académica de la Universidad Pontificia Javeriana de Bogotá.

Las encuestas respaldan el comentario de Muñoz. Según el sondeo de la firma Polimétrica, cuyo trabajo de campo se realizó del 17 al 21 de mayo en Colombia, con margen de error de 5% y entrevistas a 1.769 personas, ante la pregunta “¿Quién quisiera que fuera el próximo presidente?”, los encuestados respondieron:

El que ponga Uribe: 12%

Vargas Lleras: 8%

Claudia López: 8%

Gustavo Petro: 8%

Sergio Fajardo: 4%

La más reciente encuesta publicada en medios colombianos es la de la empresa Guarumo y Ecoanalítica, que entrevistó a 1.285 personas entre el 6 y el 14 de julio con un error muestral de 3% A los entrevistados se les leyó una lista de aspirantes y se les preguntó “¿Por cuál de los siguientes candidatos votaría en las Presidenciales?”

Iván Duque (Centro Democrático) obtuvo 17,4%; Claudia López (Alianza Verde) 15,8%; Germán Vargas (Cambio Radical) 15,1% y Gustavo Petro (Movimiento Progresistas) 14,2% Este sondeo también coloca en el primer lugar de las preferencias a un pupilo de Uribe Vélez.

¿Y el papel de Santos?

Juan Manuel Santos foto7
Un presidente en funciones como Juan Manuel Santos, que maneja recursos y la escena mediática, obtuvo el premio Nobel de la Paz y es el impulsor fundamental del proceso que permitiría el fin de décadas de guerra en su país, sería lógico que tuviera una posición de relevancia para incidir en los comicios presidenciales. Pero no es así. El profesor Acuña lo explica: “Le pasa lo que le ocurre a los presidentes al final de sus periodos, que sus coaliciones empiezan a desarmarse porque buscan la perspectiva para la siguiente elección. Además se le suma una mala imagen”.

Estos problemas de imagen de Santos no se refieren al acuerdo de paz. “Este es solo uno de los temas”, explica el académico con una Maestría en Estudios Políticos de la Universidad Nacional de Colombia: “También está el tema de la corrupción, del desarrollo económico, el déficit fiscal”, añade y dice que el mandatario sufre el desgaste propio de las presidencias largas y con una oposición que se ha interesado en desgastarle “muchas veces con mentiras”.

Las posibles alianzas

Para la profesora Muñoz el escenario se muestra abierto al establecimiento de pactos entre diversos actores: “Serán unas elecciones de coalición y alianzas que ya se han empezado a formar”.

Estos procesos de acercamiento entre bloques de poder se han iniciado. La primera gran noticia fue la concreción de un acuerdo político entre los ex presidentes Uribe (Centro Democrático) y Andrés Pastrana (Partido Conservador). La declaración conjunta dada a conocer a finales de junio pasado señala que “el Centro Democrático, las bases conservadoras, independientes, jóvenes, víctimas, laicos y cristianos, líderes, comunitarios, académicos, empresarios, y otros sectores sociales harán parte de la gran alianza que busca recuperar el rumbo del país en el 2018”.

En ese sentido, acordaron el nombramiento de unos emisarios para que se pongan de acuerdo en el mecanismo de escogencia del abanderado presidencial y posiblemente de los aspirantes al Congreso que también serán electos en 2018.

La decisión de Pastrana solo compromete a una parte del Partido Conservador, mientras que otro sector ha cuestionado el proceder del ex mandatario y advierten que no refleja la posición institucional de esa organización.

“Los actores y partidos han entendido bien que sin unas alianzas sólidas no va ser posible alcanzar el poder y ser competencia fuerte para la derecha”

Del lado de la izquierda, Patricia Inés Muñoz señala que “los actores y partidos han entendido bien que sin unas alianzas sólidas no va ser posible alcanzar el poder y ser competencia fuerte para la derecha”. Y observa unos intentos de acercamientos. En ese sector ubica a Jorge Robledo, del Polo Patriótico; Clara López, por fuera del Polo; Gustavo Petro con su movimiento independiente Progresistas y al partido de las FARC que entrará en competencia.

Atendiendo a la clasificación de los académicos consultados, entre partidos o personalidades que apoyan o cuestionan la implementación de los acuerdos de paz, los bloques podrían estar integrados de la siguiente forma:

En contra del acuerdo de paz:

Uribe Centro democrático
Centro Democrático (CD): liderado por el expresidente Uribe. Esa organización política presentó en su segunda convención nacional a los cinco precandidatos para las elecciones presidenciales del 2018: la senadora Paloma Valencia, la senadora y economista María del Rosario Guerra, Carlos Holmes, ex diplomático y quien fue en 2013 uno de los tres precandidatos presidenciales del uribismo, el senador de 40 años Iván Duque, ex asesor del Banco Interamericano de Desarrollo y el ex viceministro de justicia, Rafael Nieto Loaiza.

Partido Conservador: En su seno ha habido dirigentes que han respaldado y se han opuesto al proceso de paz, pero destacan: el ex procurador Alejandro Ordóñez, fuerte crítico al acuerdo de paz; Mauricio Cárdenas, actual ministro de Hacienda y a favor del acuerdo pero que impulsó una polémica reforma tributaria y ha sido investigado por escándalos de corrupción; y Marta Lucía Ramírez, quien respaldó al “No” en el plebiscito y anunció su apoyo a la alianza que formalizaron los ex presidentes Uribe Vélez y Pastrana Arango. Al respecto, Ramírez escribió el siguiente comunicado: “Saludo el acto de responsabilidad democrática y patriótica de los ex presidentes Pastrana y Uribe, quienes dejando de lado vanidades y posiciones personales, ponen la primera piedra de lo que de seguro será una coalición amplia, que represente los intereses para el desarrollo económico, la seguridad y la paz de todos los colombianos”.

A favor del acuerdo de paz:

Colombia Polo Democrático
Polo Democrático: El senador Jorge Enrique Robledo fue elegido por el comité ejecutivo de su partido como candidato oficial. Clara López cuestionó el mecanismo de selección y no descarta su lanzamiento fuera del PD.

Progresistas: El ex alcalde de Bogotá Gustavo Petro, apoyó ampliamente el acuerdo de paz, renunció al Polo Democrático Alternativo y fundó su propio partido. Hay dudas sobre si está habilitado para presentarse a la elección. Primero deberá pagar la multa de 217 mil millones de pesos por haberle causado un detrimento patrimonial a la ciudad cuando redujo las tarifas de transporte público, a lo que el ex alcalde se niega y considera que la multa no lo inhabilita a ser candidato sino a posesionarse del cargo, por lo que si gana, la voluntad del elector debería respetarse.

Partido de la U: El partido del presidente Santos cuenta con Roy Barreras y Juan Carlos Pinzón, actual embajador de Colombia en EEUU, como aspirantes.

Alianza Verde: Claudia López, senadora de la Alianza Verde y el ex alcaldesa de Medellín y el ex gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, serían los posibles aspirantes de Alianza Verde. En entrevista a Efe, Fajardo mostró parte de su estrategia: tratar de huir de la polarización para conseguir el centro político. Dijo que no quiere que su país “se quede en el acuerdo de paz”, sino que cierre ese capítulo de violencia “para avanzar, para construir”.

Partido Liberal: Destaca aquí Juan Manuel Galán, hijo del político liberal Luis Carlos Galán Sarmiento, asesinado en 1989 y quien parecía ser el seguro Presidente de la República. Ha ocupado dos veces el Senado. En una entrevista con la revista Semana no descartó una alianza con el Partido de la U. “Si nos ponemos de acuerdo en la idea de defender el proceso de paz más allá de la mecánica de la reintegración de las FARC veo posible una alianza. Hemos coincidido mucho y no veo por qué no seguir haciéndolo”, indicó. También aspiran: Humberto de la Calle, ex magistrado y parte del equipo negociador de los acuerdos de paz con las Farc y el senador Juan Fernando Cristo, hijo del ex senador Jorge Cristo Sahiun, asesinado en 1997.

Cambio Radical: Germán Vargas Lleras, ex vicepresidente de Juan Manuel Santos, se ha convertido en uno de los aspirantes más importantes. Según el profesor Fabián Acuña “está en campaña desde hace mucho tiempo”. Comenta que Vargas acompañó el primer gobierno de Uribe y cuando el presidente intentó la segunda reelección se salió de la coalición, de tal forma que Cambio Radical era un partido uribista. Una de las muestras de que Santos se desmarcaba en forma definitiva de Uribe fue hacer coalición con Vargas Lleras. A partir de allí fue un apoyo importante para el gobierno de Santos, con la oposición de Uribe. Vargas Lleras también ocupó el Ministerio de Viviendas, que le permitió promocionarse, pero también donde construyó cuestionados nexos con contratistas.

Independiente: Piedad Córdoba aparece como una opción de candidata independiente. Pero con porcentajes elevados de rechazo (68% la valora en forma negativa, según la encuesta citada) que limitan sus posibilidades de construir alianzas y de tener una figuración importante. En todo caso, seguramente se hará sentir de una manera u otra.

Las FARC: Con su organización, que podría denominarse “Esperanza del Pueblo”, debutarán en la política. Aunque postulará sus abanderados al Congreso, muy probablemente no presenten candidato propio a la Presidencia, sino que acompañen a una coalición.

reyes theis



Un análisis de Reyes Theis
Periodista venezolano de la fuente política. Especialista en Opinión Pública y Comunicación Política
@reyestheis








Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube