Google afina motor de búsqueda en China para evitar censura

1 de junio de 2012

chinainternetportada

La compañía de Internet Google empezó a advertir a los usuarios de su motor de búsqueda en China cuando utilizan palabras que pueden provocar censura de parte de los controladores del país.

Hasta ahora, cuando alguien buscaba palabras sensibles para los censores chinos su conexión quedaba temporalmente cortada. Con los cambios introducidos el usuario recibirá sugerencias de términos alternativos.

La empresa dijo que se trata de una mejora técnica y no hizo mención a los controles en Internet.

Dos años atrás Google cerró su servicio de buscador con sede en China, tras quejarse de ciberataques y casos de censura y redirigió sus usuarios hacia Hong Kong.

Pero resulta que parece que si hay una manera de romper la gran muralla china de Internet.

En medio del revuelo generado en torno a la figura del disidente chino Chen Guangcheng, los reporteros del servicio en chino de la BBC comentaba este miércoles que sus familiares y amigos en China no pueden encontrar, “con una conexión normal”, ni pizca de información sobre él cuando buscan su nombre en la red.

Pero esta desaparición de la web no es un misterio, dicen, sino obra de la “gran muralla virtual” que el gigante asiático construyó para mantener a raya la información que circula por Internet.

Por la misma razón, muchos chinos no pueden acceder a páginas como YouTube, Google+, Twitter, Dropbox, Facebook y Foursquare.

El gobierno chino es conocido por su animadversión hacia ese tipo de páginas, sobre todo redes sociales y páginas para compartir vídeos que podrían, a su ver, tener un impacto en “la

Duncan Clark

comunidad”, explicó a BBC Duncan Clark, jefe de BDA China, una firma consultora en el país asiático.

Sin embargo, señalan los expertos, controlar a 500 millones de internautas no es una tarea fácil.

Censura

Para controlar Internet, el Estado en China vigila de cerca el tráfico en la red, así como el contenido de Internet que cruza sus fronteras.

Esta “gran muralla” emplea distintas herramientas: todo el tráfico chino atraviesa una serie de “compuertas” que son aprovechadas por el gobierno para ejercer su control informativo.

Algunas veces, Pekín bloquea el acceso a una página incluida en la lista negra del Estado, por lo que el usuario que intenta acceder desde dentro de China se encuentra un mensaje de “página no encontrada”.

Si la página no figura en la lista negra, pero contiene palabras prohibidas, también puede ser bloqueada.

La censura puede ser más sutil y filtrar, por ejemplo, comentarios con palabras prohibidas en las redes sociales o borrar comentarios poco después de que sean añadidos en los microblogs.

Pero esta muralla tiene sus grietas y muchos chinos saben cómo pasar a través de ellas.

Saltando la muralla

Prueba de ello es que, en febrero, la cuenta de Google+ de Obama se vió inundada con comentarios desde China, después de que un “agujero” de la gran muralla permitiera a muchos acceder a la red social sin problemas.

“La muralla no funciona a la perfección, en realidad está llena de agujeros”, comenta Hamid Sirhan, de la agencia de estrategia en medios sociales FreshNetworks.

“Para saltarse las restricciones, los chinos usan proxies (aceleradores de internet) para atravesar la muralla y a menudo tratan temas bloqueados mediante el uso de graciosos homónimos”.

Programas especiales como JonDonym, Tor y Ultrasurf ayudan a los usuarios a quebrar las restricciones de las autoridades.

No obstante, aunque un usuario avanzado de Internet puede acceder a páginas prohibidas, apuntó Sirhan, la mayoría de los chinos se conforman con sus alternativas permitidas chinas.

Páginas clon

China es conocida por clonar el mundo de Internet occidental con una diferencia: las páginas se autorregulan y obedecen a las leyes locales.

Las restricciones de páginas extranjeras benefician enormemente a estas páginas locales. Por ejemplo, gracias al bloqueo de Youtube, la versión china Youku es un éxito.

Sino Weibo, el equivalente chino a Twitter, ya tiene 300 millones de usuarios, el doble que Twitter, y su versión de Google, llamada Baidu Tieba domina el tráfico de búsquedas sin mostrar ningún término que resulte inconveniente al gobierno de Pekín.

Si uno busca en Baidu, no se encuentra mucho sobre la represión violenta de las protestas de la plaza de Tiananmen en 1989. Pero, aunque hay palabras que se censuran, las búsquedas comunes reciben el contenido adecuado. Baidu incluso lanzó su propio servicio en la nube semanas antes del lanzamiento de Google Drive e incluso superó a este al ofrecer 25GB de almacenamiento gratis, la misma cantidad que Microsoft Skydrive y más que los 5G de Google

Según Clark, aunque la censura permite a estas páginas prosperar, este control, en un futuro, podría perjudicar al país.

“¿Qué pasaría si las compañías chinas quisieran internacionalizarse y tener éxito?, pregunta.

“Todos sabemos que China es la fábrica del mundo, pero ahora trata de avanzar, está interesándose más en el diseño y el gobierno quiere difundir la imagen de China en el exterior, participar en industrias globales”.

“Así que, si estas compañías están tan protegidas a nivel nacional, a largo plazo significará que serán incapaces de funcionar en el extranjero”.

“Pero el gobierno está más centrado en preocupaciones a corto plazo sobre el control y no parece que piensen a futuro”.

El gato y el ratón

Clark considera que Pekín también tendría que ser cauteloso con un posible descontento futuro de los internautas chinos, no sólo porque no pueden a páginas occidentales, sino también por la censura nacional.

Cuando las autoridades desactivaron recientemente la función para comentar en microblogs locales, sólo consiguieron mantener la medida durante tres días, luego el servicio volvió a la normalidad.

“El Estado y los ciudadanos chinos han estado jugando al gato y al ratón”, dice Clark.

“Será interesante ver quién gana, aunque no creo que Pekín esté preparado para tirar pronto la toalla”.

Una nota informativa desde la Mesa de Redacción de Gentiuno.com

Fuentes: Agencias y BBCMundo

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés