Cuba una isla donde todo está prohibido menos el miedo (Parte final)

1 de junio de 2012

cubaportada45

 

Transcripción y Video del
comentario del viernes 1° de junio de 2012

Claro que no está prohibido comer en Cuba, pero muchas veces adquirir lo necesario exige niveles de esfuerzo dignos de una cruzada. En otro trabajo periodístico de Federico Rivas Molina, publicado en el mes de abril también en el Portal de Infobae América, este resalta como “Comprar un pedazo de carne, un litro de leche o algo tan simple como una pasta de dientes exige en Cuba una dedicación extrema, además de manejar códigos y saberes urbanos que garanticen no tan solo obtener el mejor precio, sino, también encontrar lo que se desea en la intrincada red de shopping, tiendas, mercados agropecuarios, mercados populares en pesos cubanos o liberados en pesos convertibles (CUC), a razón de uno por dólar con el que el Gobierno intenta garantizar el abastecimiento”.

Rivas Molina recuerda que “Son comunes en La Habana las largas filas frente a los llamados mercados en línea, los únicos que aceptan la cartilla oficial de racionamiento.Alguna vez base de la economía hogareña, estas pequeñas libretas otorgan hoy una ración casi testimonial. Cada mes, los cubanos reciben a precios mínimos tres kilos de arroz, dos de frijoles, medio litro de aceite, medio de café, harina, una caja de fósforos, leche enpolvo, medio kilo de pollo, huevos y algunas pocas cosas más. Los mercados en línea venden en pesos cubanos, a una paridad de 25 a uno con el CUC. Cuando se agota la tarjeta, la mercadería, de una escasez notable, se vende a precios diferenciados: si un muslo de pollo cuesta 2,85 pesos con la cartilla, el mercado lo vende por fuera de ella a 3,85 pesos”

Esto y más me llevan a cerrar esta semana dedicada a las delincuenciales restricciones de la tiranía castrista, restricciones que sindudas son también estrategias de dominación y de quiebre de la dignidad del pueblo; con la parte más cruel y más humillante, esa que grafica esta tragedia cubana que tantos y tantos han ignorado e ignoran y que tantos promocionan como el “Paraíso” de la justicia y la igualdad… cierro con la vieja, la eterna Libreta de racionamiento, que como dice RivasMolina “convierte a la ingesta de huevos o carne de res en una quimera, dependiendo la variedad de la dieta de la posibilidad de tener ingresos en CUC.

Sin pesos convertibles, a razón de uno por dólar, se dispondrá de una pasta de dientes cada dos o tres meses, leche en cartón si se es menor de siete años o diez huevos al mes para todo el grupo familiar. Sólo los CUC permiten a los cubanos comprar en supermercados o shoppings mejor abastecidos, aunque ciertos insumos básicos seguirán dependiendo de inescrutables lógicas estatales de oferta y demanda”

Y esto mis oyentes nada importa a los que no descansan para que los Castro y su nomenclatura logren quitarse de encima sanciones y críticas y sus horrores sean simples modos que nadie tiene por qué cuestionar… Rivas Molina recuerda que “La falta de CUC obliga a los cubanos a delinquir constantemente para satisfacer sus necesidades básicas.” Por cierto esto muy bien expuesto en otro trabajo de su autoría titulado: “Abastecerseen Cuba, la isla de la escasez”. Porque no podemos olvidar que el cubano logra medio comer sólo si puede pagar los costos del mercado negro, que aunque se dice no estar bajo control del Estado y que se abastece del robo a las instituciones oficiales, por supuesto, como todo en Cuba, si lo está.

La nomenclatura castrista lo controla todo… Es dueña de la vida y la muerte, y por supuesto creer que no maneja el suministro de mercancía también al mercado negro es una ingenuidad. Una cubana, editora de un Blog llamado Jurisconsulto de Cuba bien lo expresó hace ya más de dos años en otra publicación de Infobae América.Bajo el título de “Cuando la miseria empuja a los trabajadores al hurto” Laritza Diversent bien que desnuda ese perverso verbo «Resolver» que ella además define como “clave para la vida cotidiana en Cuba, porque “Resolver” es el arte de sobrevivir, de conseguir por otras vías aquellos suministros (alimentos, ropa, una casa, lo que sea) que no pueden obtenerse por las vías que son normales en otros países, el trabajo y el mercado. Resolver no es equivalente a comprar, ganar o adquirir. Es «buscarse la vida», por los medios que sean.”

Eso que me han oído relatar toda la semana mis queridos oyentes es lo que impera en ese espanto que es la Cuba Comunista.

ebruzual@gmail.com
@eleonorabruzual

Las 3 primeras entregas
del comentario 
Cuba una isla donde todo está prohibido menos el miedo
Cuba una isla donde todo está prohibido menos el miedo (Parte II)
Cuba una isla donde todo está prohibido menos el miedo (Parte III)
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés